• Promociones
Blog
Cena de pescado, cómo maridar el vino blanco
12 Abril 2021

Cena de pescado y vino blanco, como conseguir un maridaje perfecto

Vino blanco y cena de pescado, una velada ideal: todo lo que necesitas saber sobre el maridaje perfecto.

Cuando se prepara una cena a base de pescado no puede faltar un buen vino blanco: el maridaje de estos dos alimentos es histórico. El vino blanco es perfecto para los platos a base de pescado, va bien tanto con marisco como con pescado azul, sobre todo porque tiene bajos niveles de hierro. ¿Cómo hacer que una cena sea perfecta con los maridajes adecuados?

Vinos blancos para maridar con pescado: cómo elegir los adecuados

Para maridar correctamente vino blanco y pescado en una cena gourmet, hay detalles a los que se puede prestar atención. Saber el tipo de cocción con el que maridar el vino, un pescado cocido al vapor o hervido preferirá un vino blanco tranquilo, delicado, no demasiado áspero y caracterizado por una concentración de alcohol bastante ligera.

Para el pescado cocinado al horno, el vino perfecto se caracteriza por una concentración media de alcohol, que pueda aportar cuerpo al plato. Si el menú se compone de platos variados, como sopas y guisos, se recomienda acompañar con un vino blanco con cuerpo y sabor intenso y marcado.

También hay que tener en cuenta el tipo de carne del pescado: el preciado pescado crudo puede realzar su sabor con un vino blanco delicado y ligeramente afrutado.

Vinos blancos para maridar con mariscos y crustáceos

Para un entrante de estilo clásico no hay nada mejor que ostras y champagne: la elección de las burbujas recaerá en un blanco joven e intenso, que se servirá muy frío. Guarda la botella, unas horas antes de la comida, en la vinoteca y sirve el champagne a tus invitados antes de que se sienten, para evitar que pierda su frescor.

Los crustáceos tienen un sabor típicamente dulce, por lo que maridan con un vino aromático y afrutado, con un regusto amargo como un vino espumoso seco: un Prosecco DOC Extra Dry es el ideal.

Vinos para maridar con primeros y segundos platos

Se quieres ofrecer a tus invitados un risotto de marisco, apuesta por el sabor, elige un vino seco, no demasiado alcohólico, como un Franciacorta.

Pasando al segundo, si eliges platos a base de pescado de carne blanca y sabor delicado se recomienda realzar el plato con un vino ligero y joven como un Pecorino D’Abruzzo. Para pescados más sabrosos, como el atún o pez espada, es preferible un vino con más cuerpo y estructurado.

Vino blanco y postres: los maridajes

Para terminar, no puede faltar el postre, además del maridaje de vino y chocolate, puedes elegir una botella para todos los postres. Para los postres que no son demasiado azucarados, se puede optar por un Albana di Romagna, mientras que para una tarta con mermelada el maridaje ideal es un Erbaluce di Caluso.

No olvides que el final perfecto para una cena de pescado es un sorbete de limón, mejor si está aromatizado con Prosecco.

Descubre en la App hOn la colaboración con Vivino y con tu vinoteca virtual siempre podrás saber cómo maridar todas las comidas con una buena copa de vino.